Usar el fracaso para crear la vida deseada

Muchas gracias a Nicole Yeates por compartir su notable historia personal con nosotros para Lusio Talks. 

Nicole es una Orador principal ūüó£ÔłŹ, educador de salud cerebral ūü߆, Consejera de rehabilitaci√≥n y autora m√°s vendida de "Holding On To Hope, Finding the 'New You' after a Traumatic Brain Injury", y a continuaci√≥n comparte solo parte de la receta para su √©xito despu√©s de sobrevivir a una lesi√≥n cerebral traum√°tica en su adolescencia.

‚ÄúDicen que lo bueno de tocar fondo es que solo queda un camino por recorrer, y es hacia arriba. No puedes ir m√°s bajo que eso. Entonces, con un 30% de posibilidades de sobrevivir despu√©s de mi lesi√≥n cerebral traum√°tica severa a los 16 a√Īos y un pron√≥stico desfavorable de muerte o vida en estado vegetativo, tuve que elegir si quedarme en el fondo o lanzarme hacia arriba.

Obviamente, eleg√≠ lo √ļltimo. En lugar de dejar que mi condici√≥n y todas las negatividades me consumieran, aprend√≠ a manejar mis expectativas y us√© el fracaso como un poderoso motivador para impulsarme hacia adelante. Aunque el camino hacia arriba era muy rocoso y espinoso, sab√≠a que ten√≠a que hacerme cargo de mi vida para crear la vida que quer√≠a.

El desafiante viaje hacia la curación

Cuando pasas de hablar y comunicarte con facilidad a tener dificultades para decir una determinada palabra correctamente, puedes volverte muy reacio a socializar. También encontrará personas que se distancian de usted, incluidos sus amigos, porque no saben cómo sobrellevar la situación. Mi lesión cerebral cambió mi vida para siempre y todavía tiene un gran impacto en mi vida diaria.

Las opiniones médicas no ofrecían muchas esperanzas, ya que no estaban convencidos de que pudiera superar mi condición. Sin embargo, entiendo de dónde vienen, considerando mi situación en ese momento. El accidente de atropello y fuga me dejó muerto en la carretera. Me resucitaron y terminé en coma durante unas semanas y semiconsciente durante un par de semanas más. Me desperté sin poder hablar, caminar o controlar mis funciones corporales.

De querer ser relegado a un taller protegido a trabajar a tiempo completo

Todavía tengo un informe de un neuropsicólogo que dice que si alguna vez volviera a trabajar, tendría que ser en un entorno altamente supervisado y no sería un trabajo significativo, es decir, un taller protegido. Yo también lo escuché todo; la gente decía que no podría terminar la escuela secundaria o que no podría ir a la universidad.

Parecía que ya habían planeado mi vida. Pero esa no era la vida que quería para mí, así que trabajé muy duro para asegurarme de que no fuera la vida que tenía.

De hecho, el agotamiento mental es más pronunciado para mí que para aquellos que no sufrieron una lesión cerebral. Mi cerebro necesita mucha energía para pensar y recordar información, por lo que puede ser un desafío trabajar o estudiar, pero eso no significa que sea imposible. Estaba decidido a volver a ponerme de pie y lo suficientemente terco como para no dejar que sus opiniones me impidieran intentarlo.

Creo que la curaci√≥n de una lesi√≥n cerebral es mucho m√°s que una cuesti√≥n de anatom√≠a y fisiolog√≠a. Tambi√©n s√© que soy mucho m√°s que mi condici√≥n, y esa perspectiva me permiti√≥ empujarme desde abajo y crear la vida que dise√Ī√© para m√≠. No solo me gradu√© de la Universidad de Griffith, estudiando Consejer√≠a de Rehabilitaci√≥n, sino que tambi√©n trabajo a tiempo completo en la industria de la rehabilitaci√≥n ocupacional. Tambi√©n soy mediador acreditado y autor de best-sellers.

Usar el fracaso y las bajas expectativas de mí mismo como poderosos motivadores

Durante esos dolorosos momentos de desesperación, las negatividades y mis frustraciones se hicieron tan grandes que decidí que ya era suficiente. Necesitaba aceptar mis circunstancias y romper el ciclo de la culpa y avanzar hacia la rendición de cuentas. En lugar de estar enojado y amargado, usé esos momentos oscuros para estar más motivado para seguir adelante.

Ganando una nueva perspectiva

Lo que solía ser una segunda naturaleza para mí, como andar en bicicleta, atarse los zapatos, caminar o incluso hablar, de repente se convirtió en una tarea que requería muchos recursos físicos y mentales. Decir que fue difícil es quedarse corto. Puedes imaginar mi frustración, decepción e incluso enojo.

Sin embargo, necesitaba cambiar mi enfoque y reducir mis expectativas de mí mismo. De lo contrario, terminaría sintiendo lástima de mí mismo o resentido. Dado que mi mundo estaba patas arriba, necesitaba volver a examinar mis motivos y creencias y restablecer mis metas. A partir de ese momento, pude reconstruirme desde cero, con una nueva perspectiva y un renovado sentido de claridad de lo que quiero y por qué hago las cosas.

Aprendiendo el arte del ritmo

Cuando solía hacer tantas cosas y tiene que volver a aprenderlas prácticamente todas, puede ser fácil esforzarse demasiado para maximizar su productividad y llegar rápidamente a donde quiere estar. Sin embargo, esta actitud puede resultar en agotamiento, y el agotamiento detendrá su productividad.

Mientras trabajaba para alcanzar mis objetivos, también aprendí la importancia de controlar mi ritmo para asegurarme de tener el poder para hacer las cosas. Tuve que monitorear mi carga de trabajo constantemente para asegurarme de no excederme.

Cuando surgen nuevos plazos, considero cuidadosamente cuántos días tengo para cumplirlos y divido la tarea en segmentos de duración razonable. Mantengo un ritmo sensato. A menudo, puede requerir maximizar los recursos disponibles, especialmente cuando me enfrento a mis limitaciones mentales y físicas.

Estar agradecido

Puede ser dif√≠cil estar agradecido cuando te enfrentas entre la muerte y la vida en un estado vegetativo. Pero pensando en lo que me pas√≥ hace 33 a√Īos, estoy agradecido de haber sobrevivido y tener una actitud de sobreviviente. Si hubiera escuchado el pron√≥stico desfavorable y dejado de intentarlo, ni siquiera podr√≠a pensar qu√© vida tendr√≠a en este momento. Incluso hoy, llevo un diario de gratitud para recordar las cosas positivas que me rodean.

 

Consideraciones finales:

A lo largo de mi viaje después de una lesión cerebral traumática severa, me di cuenta de que hay gemas que se pueden extraer incluso en los momentos más oscuros de la vida. Mi versión de tocar fondo puede ser diferente a la tuya, pero si estuviste allí y lograste recuperarte, los desafíos que has tenido a medida que subías te brindarán el coraje y la determinación que tanto necesitas para seguir adelante. .'

 

Nicole escribe regularmente en su sitio web todo lo que tiene que ver con la salud del cerebro. Aferrándose a la esperanza y puedes suscribirte para mantenerte al día con su increíble trabajo.

 

Volver a la cima